El baile tipico de puerto rico: Music & Dance | Discover Puerto Rico

Music & Dance | Discover Puerto Rico

El baile y la música son esenciales para describir la energía y la vitalidad de Puerto Rico. Son el epítome de las expresiones tradicionales de la cultura y el patrimonio Boricua de la Isla, una mezcla única de tradiciones taínas, españolas y africanas. 

La mayoría de los pasos de baile están sincronizados con un ritmo y género específicos, y la música suele compartir el mismo nombre. Con muchos estilos diferentes interpretados, como bomba y plena, salsa, música pop y sonidos urbanos, aquí hay una guía rápida de los ritmos que escucharás mientras exploras la Isla. 

 

Haz tuyo nuestro baile y música «Bomba», mientras compartimos contigo la historia detrás de este género tradicional de Puerto Rico.

La Bomba es un género de música único y típico de Puerto Rico

Bomba 

Una de las demostraciones más impresionantes de la herencia que tienen los puertorriqueños es la bomba, un ritmo afrocaribeño tocado por dos o más tambores (o barriles) guiados por los pies del bailarín. Se describe mejor como un diálogo entre un bailarín y un percusionista donde el bailarín se acerca a los músicos con pasos llamados piquetes que dan forma a un discurso rítmico. El baile y la canción pueden continuar mientras el bailarín continúe moviéndose. 

El baile sirvió originalmente como un catalizador para los oprimidos, por lo que la letra que acompaña al ritmo deriva de una evocación espiritual que refleja la ira y la tristeza que sentía un intérprete por su condición social. El respeto y el peso emocional con el que se interpreta cautiva a los espectadores. 

 

 

La plena es un género de música tradicional de Puerto Rico.

Plena 

Aunque la plena se asocia a menudo con la Navidad y las parrandas, este género se escucha en la Isla durante todo el año. El compás de la plena se toca en un tiempo de 2/4 con tambores de mano de diferentes tamaños y afinados llamados panderos. Al igual que el corrido en México, la narrativa de las canciones detalla las luchas y cargas de las regiones costeras de Puerto Rico. 

A diferencia de la bomba, los pasos se vuelven secundarios a la letra y la melodía en la plena. Y, aunque se puede bailar solo, la plena suele coreografiarse en parejas a un ritmo más vertiginoso que la bomba, con las parejas una frente a la otra. 

 

 El cuatro es un instrumento musical autóctono de Puerto Rico y se considera un símbolo nacional

Décima 

Con mucha influencia europea, la décima es la música tradicional de las fiestas en Puerto Rico. Este estilo se acompaña de cuatro, güiro y guitarra y data del siglo XVII. Conocido por ser la música del campo, los cantores son llamados trovadores, y las letras a menudo se comparan con la poesía, dadas las reglas particulares de composición.   

Este género se divide en diferentes estilos, como aguinaldos, seis chorreaos o bombeao y danza. La coreografía no tiene nombre, pero se baila en parejas donde hombres y mujeres se separarían en filas, enfrentándose y cruzándose varias veces. 

 

Alrededor de la Isla, puedes encontrar muchos lugares de moda donde puedes bailar salsa toda la noche.

Salsa 

Uno de los estilos de música más sabrosos y picantes es la salsa. Este género fue originado por la comunidad puertorriqueña de Nueva York y es una fusión de diferentes ritmos y bailes del Caribe. La música se puede tocar rápida o suave, con bandas y orquestas combinadas en un conjunto compacto. 

Al igual que el mambo y la cumbia, el baile de salsa incorpora movimientos rápidos de pies, giros y movimientos de cadera durante un tiempo de ocho tiempos. Lugares con una vida nocturna muy activa como La Placita de Santurce o la Calle Loíza tienen muchos lugares de moda donde bailar al son de este contagioso ritmo todas las noches. 

 

Reggaetón 

Otro género que nació en la Isla es el reggaetón. Influenciado por el hip-hop, la música latinoamericana y caribeña, este estilo se originó en los clubes de San Juan a fines de la década de 1990 y rápidamente se volvió global. Su fuerte ritmo de percusión, marcado por el bajo, se llama dembow y la letra comúnmente rapeada tiene un gancho repetido a lo largo de la canción. 

El baile asociado con este movimiento “underground” o urbano se llama «perreo», y sus movimientos sensuales se centran en rozar con un compañero de espaldas al otro. Con muchos artistas como Daddy Yankee, Don Omar, Wisin y Yandel y Nicky Jam, el bajo que marca el ritmo te hará mover las caderas y perderte con la música.  

 

Breve historia del baile en Puerto Rico

Breve historia del baile en Puerto Rico

Han existido distintas formas de danzar o bailar desde la historia muy antigua de la humanidad. En Puerto Rico el primer baile documentado por los cronistas de Indias es el llamado areito, con las variantes de escritura areyto y areíto. Era un baile coreado y musicalizado, dirigido por un guía. Esta manifestación de movimiento corporal, que Gonzalo Fernández de Oviedo llamó “bailar cantando”, fue común en los grupos indígenas de la región caribeña.

Se ejecutaba en hileras, con los participantes cogidos de las manos, de los brazos o, según Bartolomé de las Casas, “los brazos de los unos puestos sobre los hombros de los otros”. Según Pedro Mártir de Anglería, los participantes llevaban caracoles en los brazos y piernas, con los que producían “un ruido agradable”. Narraban una historia y el guía indicaba qué pasos y cantos se repetirían hasta que ésta culminara.

Aunque la llegada de los conquistadores españoles produjo una rápida desaparición de la población indígena y de cualquier expresión autóctona que las autoridades consideraran pagana, Fray Iñigo Abbad y Lasierra afirmaba en 1789 que “la diversión más apreciable para estos isleños son los bailes; los tienen sin más motivo que el de pasar el tiempo y rara vez faltan en una cosa u otra”.

Los bailes criollos

Los bailes que posteriormente llegan a la Isla y que se desarrollan en la montaña, la costa y los núcleos urbanos, los traen españoles y esclavos africanos; inmigrantes procedentes de las Antillas, como franceses o ingleses; latinoamericanos que huían de las guerras de independencia; y, a partir de 1898, los estadounidenses. Ha habido poca investigación etnográfica y antropológica, pero algunos estudiosos ven una diferencia entre los bailes que llegan de las Antillas Menores y los que llegan de las Mayores, en especial desde Haití, con su gran influencia francesa y noción de cómo los bailes representan un código social de presentación y comportamiento.

Los bailes campesinos de la montaña y del centro del País, de origen europeo, incluyen el vals, la mazurca, los lanceros, el rigodón y la contradanza, entre otros, que rápidamente adquieren rasgos distintivos locales en su ritmo, instrumentación, interpretación e incluso vestimenta. El seis es el más importante. Clasificado por Manuel Alonso en su obra “El Gíbaro” (1849) como uno de los bailes “de garabato”, para diferenciar los bailes “de la gente de clase inferior y del campo” de los bailes de sociedad, el seis recibe su nombre por la inicial participación de seis parejas colocadas en hilera, hombres frente a mujeres, que se cruzan, zapatean y terminan valseando entre cantos de estrofas de amor y despecho.

Otro baile-música cantada importante es la bomba, que se deriva de las influencias africanas llegadas a Puerto Rico desde el siglo XVI, como parte del régimen de la esclavitud. El baile toma su nombre del barril principal que da vida a la música, también llamado bomba. La bomba afro-puertorriqueña se desarrolla en las haciendas azucareras de Loíza y las áreas costeras del noroeste, Guayama y el sur de la Isla donde se concentraron los africanos esclavizados. Además del barril principal, utiliza otros instrumentos de percusión.

La danza puertorriqueña se considera la muestra bailable y musical más cercana a las notas clásicas de la música europea. En la segunda mitad del siglo XIX  los bailes de danza se vincularon  a los sectores de mejores condiciones económicas. Supuestamente se inspira en la habanera cubana o quizás en la suramericana; de cualquier manera, alcanzó su estilo propio en el País, con una primera parte musicalmente cadenciosa durante la cual se pasean las parejas alrededor del salón y una segunda, de ritmo agitado llamado merengue, que se baila en posición cerrada de salón. El capitán general Juan de la Pezuela consideró esta posición “una depravación de costumbres” y prohibió su ejecución en 1849, so pena de diez días de cárcel a quienes permitieran que se bailara en sus casas, pero el pueblo se encargó de hacer la determinación obsoleta aunque nunca fuera derogada.

La plena, surgida hacia fines del siglo XIX y comienzos del XX, es el último baile nacional que surge antes de la invasión estadounidense  en 1898 y la transculturación que vino con ella. Se le distinguió como una especie de periódico cantado porque las temáticas de sus canciones relataban los acontecimientos cotidianos de su entorno social, económico y político. Fue el primer ritmo puertorriqueño que se popularizó fuera del País y ejerció influencia en músicas extranjeras.

También se han bailado en Puerto Rico el bolero, el mambo, el chachachá y la guaracha, al igual que bailes de origen estadounidense. En tiempos recientes son más populares los ritmos de   salsa, rock, reggaetón, merengue y bachata, mientras van desapareciendo bailes como el pasodoble y el guaguancó, entre otros.

La investigación folclorista

A partir de la década de 1950, el Instituto de Cultura Puertorriqueña (ICP) se fundó en 1955, aflora una conciencia antropológica que se propone rescatar los bailes y ritmos autóctonos. Bajo el ICP, en 1968 se fundó la compañía Areyto, dirigida por Irene Jiménez de McLean, primera agrupación dedicada exclusivamente a los bailes típicos. Sus espectáculos presentan cuadros costumbristas que recrean los bailes, usualmente en orden cronológico, modelo que ha sido reproducido por muchas otras agrupaciones en todo el País. En1983 Areyto fue reconocido como Ballet Folklórico Oficial de Puerto Rico.

Sobre el baile y la música de bomba, hay muchos conjuntos que la interpretan provenientes originalmente de las zonas en las que floreció ese género. Se preservó con autenticidad por más tiempo, al menos hasta el desarrollo de los medios masivos de comunicación, por el aislamiento de las comunidades donde se practicaba.

La reflexión sobre las políticas de identidad ha reavivado un interés en conocer y practicar estos bailes. Actualmente su montaje y producción se inclina más a la expresión teatral que a la propiamente folclórica, por lo que los bailes revelan modificaciones e innovaciones de todo tipo.

Para más información:

Cepeda, William, productor. Proyecto musical educativo “La música de Puerto Rico: Raíces y evolución”. Cuatro volúmenes. San Juan: Casabe Records, 2012.

Peña Aguayo, José Javier. “La bomba puertorriqueña en la cultura musical contemporánea”. Tesis doctoral, Universidad de Valencia, 2015. https://www.academia.edu/34128907/La_bomba_puertorrique%C3%B1a_en_la_cultura_musical_contempor%C3%A1nea. Consultado 29/12/2020.

8 Reggaeton Memories — Girl 2022

Tego Calderón

It is undeniable that the reggae artists at the forefront of the mid-2000s perreo/reggaetón movement laid the groundwork for urbanists like J Balvin, Bad Bunny and Ozuna to become international stars.

Let’s go back to the history and iconic videos that inspired a generation. We know that 8 songs can’t cover the entire movement, but these are our personal favorites.

Ivy Queen, «I want to dance»

As the first reggaetoner to achieve international fame, Ivy Queen’s legacy is deeply rooted in feminism. Reinforcing her prominence in the male-dominated space of the ’90s with Rush in San Juan, she continually challenged narratives about the genre and women. In an interview with CHICA, she shared, “I would go to clubs and see beautiful girls grab men trying to make them dance….” My point of view was: “Wow, these girls are having a hard time.”

Nicky Jam featuring Papa Yankee, «En La Cama»

Nicky Jam, a Boston native with Dominican and Puerto Rican roots, has been contributing to the genre since he was a teenager. Signed at 14, I caught the attention of big producers like DJ Playero, DJ Joe and DJ Chiklin and it was in these circles that he met Daddy Yankee. Forming a friendship and musical partnership, they recorded the duet Los Cangris such as «La Gata», «En la Cama» and «Guayando».

Tego Calderon, Metel Sazon

The African-Puerto Rican hip hop artist made a name for himself in the reggaeton scene by realizing how far he could go with sound. His lyrical style catered to the public conscience and the corruption in the government of Puerto Rico, dance! With the release of his 2003 album, he quickly rose to worldwide fame with songs like «Metele Sazon» found on the Mas Flow album by legendary producers Luny Tunes.

Zion and Lennox, «There’s something in you»

Musical duo from Carolina, Puerto Rico have been officially making music as a couple since 2000. With songs such as «Hay Algo En Ti» and «Yo Voy», Felix Ortiz Torres (Zion) and Gabriel Pizarro (Lennox) made their presence felt. this reggaetón can be sold with romantic lyrics, unlike the themes of graphic sex and violence common in the genre.

Yandel, «I’m losing your hair»

Yandel, born Llandel Vegilla Malawe, is best known as one half of the duo Wisin Y Yandel. Meeting with Visin at 19’98 during their school days, they led the wave of songs like «Rakata» and «Pam Pam» in the early 2000s. The 2001 track for «Te Suelta El Pelo» is a much-loved favorite that has led to numerous box office collections in its time.

Glory of «La Popola»

Known as the female voice in classics such as Baila Morena and Gasolina, Puerto Rican artist Glory is one of the genre’s most recognizable voices. Banned in the Dominican Republic for its gross use of the female genital organ, «La Popola» was ironically created for a Dominican audience. The colors in the production lean towards the musical styles of the Cibao region in the Dominican Republic, where merengue typico reigns supreme. The year the song went out of business, the National Public Entertainment Commission banned it permanently in the country, which did not result in public airplay. However, this did not stop the song from spreading underground.

Plan B, Guatauba

Orlando’s cousins ​​Javier Valle Vega (Cencho) and Edwin Vasquez Vega (Maldi) were drawn to the style at a young age.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *