Alcalde de san juan puerto rico: Perfiles de Casa Alcaldía — Municipio de San Juan

Perfiles de Casa Alcaldía — Municipio de San Juan

Miguel A. Romero Lugo, es un padre, esposo, abogado y servidor público comprometido. Es un hombre sencillo y un líder capacitado, probado, honesto y sensible, con visión de progreso y gran sentido de responsabilidad social. Nació en San Juan el 17 de febrero de 1970. Dio sus primeros pasos en las comunidades de Villa Prades y Dos Pinos Houses. Por muchos años, y hasta el presente, ha vivido en Hato Rey, junto a su esposa Maritere y su hija Ana Victoria. A los 17 años ingresó en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras, donde obtuvo su bachillerato. Años más tarde fue admitido a la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana, de donde se graduó summa cum laude, con el promedio académico más alto de su clase.

Revalidó como abogado con una puntuación de 100% en el Examen de Reválida de Abogados, la más alta de entre todos los aspirantes. En la práctica privada de su profesión se enfocó en el área del derecho laboral. En el año 2008, fue designado Secretario del Trabajo. En dicha posición, Romero Lugo se destacó como un gran mediador de conflictos, logrando importantes acuerdos para beneficio de los trabajadores.

Posteriormente, en el 2012, fue designado Secretario de la Gobernación, desde cuya posición demostró una vez más su liderato y sus facultades como administrador, gerente y coordinador de todos los departamentos y las agencias del Gobierno de Puerto Rico. Con el compromiso de servirles a todos los sanjuaneros, en enero del 2017 Miguel A. Romero Lugo comienza su primer término como oficial electo, sirviendo como Senador del Distrito de San Juan, cargo que completó en diciembre del 2020.

Desde el Senado, Miguel A. Romero Lugo demostró su compromiso con todos los sanjuaneros a través de importante legislación para beneficio de nuestra Ciudad Capital, tal como: la Ley de Manejo de Estorbos Públicos y Reconstrucción Urbana de Santurce y Río Piedras, que busca devolverles el brillo a estas zonas a través de la reconstrucción de sus edificios; la “Ley de Preferencia para Contratistas y Empresas de Puerto Rico”, que promueve el desarrollo económico e incentiva a nuestros pequeños y medianos comerciantes y la Ley para Procesos Administrativos Expeditos para nuestras Personas de la Tercera Edad, para atender a nuestra población de adultos mayores y facilitarles su diario vivir.

Como firme creyente de los derechos humanos, Romero Lugo también presentó proyectos que defienden sectores vulnerables de nuestra sociedad como la Ley para Establecer el Cuidado Prenatal, Parto y Postparto para Embarazadas Médico-indigentes en Puerto Rico, para evitar que ninguna mujer se quede sin acceso a servicios médicos, independientemente de su estado migratorio o clase social; la Ley de Licencia Especial para Empleados con Enfermedades Graves de Carácter Catastrófico, para proteger a nuestra clase trabajadora en momentos de necesidad y la Ley de Licencias Provisionales para Profesionales Veterinarios, para darles continuidad a eventos de esterilización masiva y vacunación que ayuden a minimizar el problema de animales en nuestras calles, entre otras medidas de interés social.

Durante su servicio en el Senado, Romero Lugo demostró su liderato y sensibilidad hacia nuestros ciudadanos, diciendo presente en favor de las comunidades sanjuaneras durante momentos difíciles, como lo fueron el paso de los huracanes Irma y María y la pandemia del COVID-19. Durante estas emergencias, el Senador Romero no solo proveyó ayudas necesarias a nuestra gente, sino que también abogó por ellos a través de importantes medidas para su protección, como la Ley que autorizó las moratorias en el pago de hipotecas, préstamos personales, tarjetas de crédito y de automóviles y legislación para establecer protocolos de protección en hogares de envejecientes y centros de
cuido.

Actualmente, Romero Lugo sirve a los sanjuaneros como alcalde de la Ciudad Capital de San Juan, cargo al que juramentó en enero del 2021. Su compromiso con nuestra ciudad ha servido de motivación para encaminar programas de limpieza de nuestra capital tales como Recuperando a San Juan y Tus Calles al Día, el cual está impactando todos los rincones de San Juan con una histórica inversión multi millonaria para la repavimentación de carreteras.

Durante sus primeros meses en la Alcaldía, el alcalde Romero, logró rescatar espacios olvidados y rehabilitar facilidades municipales que no estaban accesibles a los sanjuaneros por la dejadez y la mala gerencia de la administración anterior. Romero Lugo volvió a demostrar su liderato cuando, a solo semanas de asumir el cargo como alcalde, logró negociar la deuda de $124 millones que el Municipio mantenía con la Administración de los Sistemas de Retiro, luego de que por años, la administración anterior, arriesgara el plan de retiro de los miles de empleados municipales por falta de pago al mismo.

Además, la administración de Romero Lugo, ha logrado impactar positivamente el turismo y el desarrollo económico a través de esfuerzos como San Juan al Aire Libre, y la celebración de los 500 Años de la Fundación de San Juan Bautista, entre otros esfuerzos.

Para comunicarse con la oficina de su alcalde por favor
escribir al correo electrónico: [email protected]

Bienvenidos a la Casa Alcaldía del Municipio de San Juan

La sección de la Casa Alcaldía vista desde la Plaza de Armas fue construida en 1604. Mientras que la sección que se encuentra a través de la calle Luna fue construida durante el siglo 18.

La Sala Capitular de la Casa Alcaldía es un espacio histórico por muchas razones, principalmente por haber sido el lugar donde en 1873 se firmó la Proclamación para la Abolición de la Esclavitud en Puerto Rico. Los óleos que la personalizan son obras del maestro Francisco Oller.

En tiempos pasados, los discursos de los alcaldes y alcaldesas dirigido a la ciudadanía sanjuanera eran realizados desde el balcón de esta sala.

El vitral que se encuentra al bajar de la Sala Capitular representa la herencia africana; ya que el flamboyán es un árbol endémico de isla de Madagascar localizada al final del continente Africano.

Los vitrales por toda la Casa Alcaldía fueron creados por Ernest Roselle. Estos se encuentran en el primer piso -representando elementos terrestres de nuestra Isla; segundo piso-representando elementos encontrados en nuestros mares y en el tercer piso los elementos de nuestros aires.

Las escaleras de la Casa Alcaldía son de mármol blanco. Su importancia es debido a que el mármol blanco en tiempos de antiguos representaba política y justicia.

Por su parte los patios internos fueron crearon como sistema de ventilación y cisterna de agua; ya que no hay ríos ni lagos cerca de la cuidad amurallada. El consumo de agua era a través de la lluvia.

Si desea conocer más sobre nuestra Casa Alcaldía,
puede comunicarse con la Oficina de Turismo Municipal para validar el horario y disponibilidad de recorridos.
Teléfono: (787)-480-2910

Breve historia de la Asamblea Municipal:

El gobierno municipal de San Juan se compone de dos ramas, la legislativa y la ejecutiva. La primera siempre ha estado investida con poderes similares a los de la rama legislativa estatal, sobre todo en cuanto al control presupuestario. De hecho, durante el siglo XX dominó el poder legislativo bajo distintos nombres, Concejo Municipal, Junta de Comisionados o Asamblea Municipal. Hubo inclusive épocas en que se eliminó el título de alcalde para denominar al ejecutivo municipal y no fue hasta 1962 que se regresó al nombre tradicional de alcalde.

Miembros:

Hon. Gloria I. Escudero Morales
Presidenta

Hon. Ada Clemente González
Vice-presidenta

Hon. Camille García Villafañe
Portavoz de la Mayoria

Hon. Alba I. Rivera Ramírez
Portavoz Alterna de la Mayoría

Hon. Carlos R. Acevedo Acevedo

Hon. Luis A. Crespo Figueroa

 

Hon. Carmen A. Culpeper RamírezHon. Diego García Cruz

Hon. Alberto Giménez Cruz

Hon. Ángela Maurano Debén

Hon. Nitza Suárez Rodríguez

Hon. Ernesto Torres Arroyo

Hon. Fernando Ríos Lebrón

Hon. Michael A. Taulé Pulido

Hon. Mari Laura Rohena Cruz

 

Para más información sobre esta rama del gobierno municipal incluyendo ordenanzas, resoluciones, comisiones y proyectos radicados puede visitar la página: https://legislaturasanjuan. pr/

A través de ese enlace también encontrará los siguientes documentos:

  1. Plan de Ordenación Territorial del MSJ.
  2. Plan de Mitigación contra Peligros Naturales del Municipio de San Juan, de la Junta de Planificación.
  3. Convenio de Transferencia de Facultades sobre la Ordenación Territorial del Municipio Autónomo de San Juan, incluyendo la Orden Ejecutiva Núm. OE-2021-061 y la Resolución JP-C-18-16.
  4. Plan de Seguridad de Transporte Público del Municipio de San Juan.
  5. Promoción y difusión de las actividades que se creen con fondos provenientes del Coronavirus State and Local Fiscal Recovery Fund.

Felisa Rincón de Gautier (Doña Fela)

Felisa Rincón de Gautier, affectionately known to the public as Doña Fela, became the first female mayor of a capital city in the Americas when she was appointed mayor of San Juan, Puerto Rico in 1946. She went on to win reelection four times, serving in office until 1969. Doña Fela devoted herself to public welfare, working to improve housing, public health, and employment for the city’s most vulnerable residents.   

Doña Fela was born on January 9, 1897 in Ceiba, Puerto Rico, 33 miles southeast of San Juan, to an upper-class family. Her father, Enrique Rincón Plumey, was a lawyer and her mother, Rita Marrero Rivera, was a schoolteacher. The family moved to San Juan when Doña Fela was ten years old. The eldest of nine children, she was often sent to live with relatives and even left school to care for her younger siblings after the death of her mother.

As a teen, Doña Fela became a talented seamstress. Interested in studying fashion, she moved to New York City as a young adult to learn design and how to operate a clothing business. She returned to San Juan where she opened the successful “Felisa’s Style Shop.” For the entirety of her career, Doña Fela was known for her style and elegance. She always wore her hair in a trademark chignon updo and never appeared without her bright red lipstick and nail polish.

Doña Fela belonged to the Liberal Party (of which her father was a well-connected member) and she became active in the campaign for woman suffrage in Puerto Rico. Puerto Rican women who could pass literacy tests voted in their first major election in 1932 (universal suffrage passed in 1935). Doña Fela was the fifth woman on the island to register to vote, doing so against the wishes of her father. She soon became the Liberal Party’s representative for the registration of women. In this role, Doña Fela went door-to-door informing women of their rights and encouraging them to register. The poverty she witnessed while canvassing in the slums of San Juan affected her deeply. Her desire to improve these conditions became the driving force behind her political agenda.

At this time, she met and became a supporter of Luis Muñoz Marín (the future governor of Puerto Rico from 1949-1965). Following the Liberal Party’s defeat in the 1936 election and the intraparty conflicts that resulted, Doña Fela helped Muñoz Marín found the Popular Democratic Party (PPD) in 1938. Muñoz Marín named Doña Fela the President of the PPD’s San Juan Committee in 1940 and party leadership encouraged her to run for mayor of San Juan in 1944. In 1940, Doña Fela had married Jenaro A. Gautier, an attorney who was the PPD’s secretary general at the time. Due to her husband and father’s resistance to her candidacy, she declined the opportunity, but when Mayor Roberto Sánchez Vilella resigned in 1946, Doña Fela accepted the appointment as mayor of San Juan.

As mayor, Doña Fela termed her political philosophy “benevolent maternalism.” She worked to distribute food and shoes to poor children, build centers for elder-care, and offer legal aid to low-income residents. Dedicated to improving public health, Doña Fela spearheaded the renovation of the San Juan Municipal Hospital complex, making it the first hospital on the island to receive full accreditation from the American Hospital Association and paving the way for the founding of the School of Medicine in 1950. Likely her most notable achievement was the establishment in 1949 of “Maternal Schools,” preschool/childcare centers that were the model for the federal Head Start program in the United States. They were designed to allow mothers to pursue employment outside the home, as increasing women’s participation in the economy was very important to Doña Fela.

Much of Doña Fela’s political backing came from the city’s poor residents, who supported her within the Popular Democratic Party. She campaigned tirelessly to win over the electorate: «My opponents campaign just before elections and then they disappear,» she once said. «I start campaigning the day after the election and never stop.»

Doña Fela remained a stalwart ally of Governor Muñoz Marín as well as an ardent supporter of commonwealth status for Puerto Rico, one of the founding principles of the PPD. Earlier in her life she had been in favor of independence for the island, but her views changed and she supported the Constitution of the Commonwealth of Puerto Rico that went into effect in 1952.

Under her leadership, the city built new schools and housing projects for its expanding population. While Doña Fela was mayor, San Juan grew from a population of about 180,000 to 500,000, but she still managed to maintain a personal connection with her constituents. Throughout her time in office, she held open houses every Wednesday at City Hall, during which residents could come to her to share their concerns or seek assistance. She is also well-remembered for delighting and astonishing San Juan’s children by flying in planeloads of snow and distributing gifts at Christmastime.

Doña Fela was devoted to protecting the cultural heritage of San Juan. Her administration created the Historical Monument Commission, which preserved much of the colonial architecture in the historic section of the city, known as El Viejo San Juan (“Old San Juan”). Doña Fela’s conservation work led San Juan to receive the “All American City Award” from the National Civic League in 1959.

Doña Fela was reelected four times, serving as mayor of San Juan until January 13, 1969. She remained active in politics after leaving office. Doña Fela served as a delegate to Democratic Party nominating conventions (in fact, at her last convention in 1992, she was the oldest delegate in attendance at the age of 95) and took part in committees concerning urban issues. She also served as a Goodwill Ambassador to countries across the globe. Doña Fela was the recipient of numerous awards and honors, from states, civic groups, and religious organizations throughout the world.

Doña Fela died in San Juan on September 16, 1994 at the age of 97.

_________________________________________________________________________________

Felisa Rincón de Gautier, conocida cariñosamente como Doña Fela, se convirtió en la primera alcaldesa de una ciudad capital en el continente americano en 1946, cuando fue elegida alcaldesa de San Juan, Puerto Rico. Fue reelegida en cuatro ocasiones, sirviendo en el cargo hasta 1969. Doña Fela se dedicó al bienestar colectivo, trabajando para mejorar la vivienda, la salud pública y el empleo de los residentes más vulnerables de la ciudad.

Doña Fela nació el 9 de enero de 1897 en Ceiba, Puerto Rico, a 33 millas al sureste de San Juan, en el seno de una familia de clase alta. Su padre, Enrique Rincón Plumey, era abogado y su madre, Rita Marrero Rivera, era maestra de escuela. La familia se mudó a San Juan cuando Doña Fela tenía diez años. Al ser la mayor de nueve hijos del matrimonio, a menudo la enviaban a vivir con parientes e, incluso, abandonó la escuela para cuidar a sus hermanos menores tras la muerte de su madre.

En su adolescencia, Doña Fela se convirtió en una costurera talentosa. Interesada en estudiar moda, se mudó a la ciudad de Nueva York para aprender diseño y cómo manejar un negocio de ropa. De regreso a San Juan, abrió la exitosa “Felisa’s Style Shop”. A lo largo de su carrera, Doña Fela fue reconocida por su estilo y elegancia. Siempre llevaba el cabello recogido con su moño característico, y nunca se aparecía sin su lápiz labial rojo brillante y un esmalte de uñas.

Doña Fela pertenecía al Partido Liberal (del cual su padre era un miembro bien conectado) y se involucró activamente en la campaña por el sufragio femenino en Puerto Rico. Las mujeres puertorriqueñas que pudieron aprobar las pruebas de alfabetización votaron en la primera elección importante en 1932 (el sufragio universal se aprobó en 1935). Doña Fela fue la quinta mujer de la isla en registrarse como electora, en contra de los deseos de su padre. Pronto se convirtió en la representante del Partido Liberal para el registro de mujeres. En este rol, Doña Fela fue de puerta en puerta informando a las mujeres de sus derechos y animándolas a registrarse como votantes. La pobreza que presenció mientras hacía proselitismo en las barriadas de San Juan la afectó profundamente. Su deseo de mejorar estas condiciones se convirtió en la fuerza motriz de su agenda política.

En ese tiempo conoció y se convirtió en partidaria de Luis Muñoz Marín (el futuro gobernador de Puerto Rico de 1949-1965). Tras la derrota del Partido Liberal en las elecciones de 1936 y con los conflictos que se generaron al interior del partido, Doña Fela ayudó a Muñoz Marín a fundar el Partido Popular Democrático (PPD) en 1938. Muñoz Marín nombró a Doña Fela presidenta del Comité por San Juan del PPD en 1940 y la dirección del partido la animó a postularse para la alcaldía de San Juan en 1944. En 1940, Doña Fela se había casado con Jenaro A. Gautier, un abogado que para entonces era el secretario general del PPD. Debido a la resistencia de su esposo y su padre a su candidatura, ella rechazó la oportunidad, pero cuando el alcalde Roberto Sánchez Vilella declinó en 1946, Doña Fela aceptó el nombramiento como alcaldesa de San Juan.

Como alcaldesa, Doña Fela denominó a su filosofía política “maternalismo benevolente”. Trabajó en la distribución de alimentos y zapatos a niños pobres, en la construcción de centros para el cuidado de personas mayores y en la asistencia legal a las personas de bajos ingresos. Dedicada a mejorar la salud pública, Doña Fela encabezó la renovación del complejo del Hospital Municipal de San Juan, convirtiéndolo en el primer hospital de la isla en recibir la acreditación completa de la Asociación Estadounidense de Hospitales y allanando el camino para la fundación de la Facultad de Medicina en 1950. Probablemente, su logro más notable fue el establecimiento en 1949 de las “Escuelas Maternales”: centros preescolares y de cuidado infantil que sirvieron de modelo para el programa federal Head Start en los Estados Unidos. Estos centros fueron diseñados para que las madres pudiesen buscar empleo fuera del hogar, ya que aumentar la participación de las mujeres en la economía era muy importante para Doña Fela.

Gran parte del respaldo político de Doña Fela provino de los habitantes pobres de la ciudad, quienes la apoyaron dentro del Partido Popular Democrático. Ella luchó incansablemente para ganarse al electorado: “Mis oponentes hacen campaña justo antes de las elecciones y luego desaparecen”, dijo una vez. “Yo empiezo a hacer campaña el día después de las elecciones y no paro nunca”.

Doña Fela siguió siendo una aliada incondicional del gobernador Muñoz Marín, así como una ferviente defensora del Estado Libre Asociado para Puerto Rico, uno de los principios fundacionales del PPD. A principios de su vida había favorecido la independencia de la isla, pero su punto de vista cambió y apoyó la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico que entró en vigor en 1952. Bajo su liderazgo, la ciudad construyó nuevas escuelas y proyectos de vivienda para su creciente población. Mientras Doña Fela era alcaldesa, la población de San Juan creció de unas 180 mil a 5 mil personas; aun así, ella se las arregló para mantener una conexión personal con sus electores. Durante su tiempo en el cargo, realizó jornadas de puertas abiertas todos los miércoles en el Ayuntamiento, durante las cuales los residentes podían acudir a ella para compartir sus preocupaciones o buscar ayuda. También se le recuerda por deleitar y maravillar a los niños de San Juan volando en aviones llenos de nieve y distribuyendo regalos en Navidad.

Doña Fela se dedicó a proteger el patrimonio cultural de San Juan. Su administración creó la Comisión de Monumentos Históricos, que conservó gran parte de la arquitectura colonial en la sección histórica de la ciudad, conocida como Viejo San Juan. El trabajo de conservación de Doña Fela llevó a San Juan a recibir el reconocimiento “All-American City Award” de la Liga Cívica Nacional en 1959.

Doña Fela fue reelegida cuatro veces, y ejerció como alcaldesa de San Juan hasta el 13 de enero de 1969. Siguió activa en la política después de dejar el cargo. Doña Fela participó como delegada en las convenciones de nominación del Partido Demócrata (de hecho, en su última convención en 1992 y con 95 años, fue la delegada de mayor edad en asistir) y formó parte de comités relacionados con asuntos urbanos. También actuó como Embajadora de Buena Voluntad en países alrededor del mundo. Doña Fela recibió numerosos premios y honores de estados, grupos cívicos y organizaciones religiosas de todo el mundo.

Doña Fela murió en San Juan el 16 de septiembre de 1994 a los 97 años.

San Juan — walled city

San Juan, the capital of Puerto Rico, is one of the oldest European cities in America. It is also one of the most interesting cities in the world, formerly known for its impressive fortifications, listed as a UNESCO World Heritage Site.

San Juan is indeed the “walled city”, as Puerto Ricans themselves often call it. And the walls and fortresses were built here because ships carrying American gold and silver to Europe once stopped in the port of San Juan. And, of course, the city was constantly attacked by lovers of easy money.

Strong defensive fortifications have been preserved in San Juan to this day.

El Morro fortress is the most famous. This fortress is considered one of the largest and most well-planned fortresses in the entire Caribbean. It has been built and improved for almost two hundred years. The fortress was not only built, but also carved into the rock. El Morro repulsed the attacks of the pirate Francis Drake, the Dutch fleet and the American Atlantic squadron. It was captured only once — by the army of the Earl of Cumberland. A walk through the labyrinths of an ancient fortress is already a great adventure.

Fort El Morro. City of San Juan

Another famous fortress of San Juan is the fortress of San Cristobald. Here it will be especially interesting to go through a whole network-labyrinth of secret tunnels, laid inside the walls of the fortress.

In general, all the most historic buildings of San Juan are located within the Old Town — Viejo San Juan. Here, in addition to the fortresses, it is worth seeing the Church of Iglesia San Jose, located on San Jose Square. The church is one of the oldest and one of the rare Gothic churches in America.

Even in the Old Town it is worth seeing the Dominican Convent of Casa Blanca, the residence of La Fortaleza — one of the oldest residences in America, the former prison of La Princes, where the exhibition gallery of Puerto Rican artists is now located, the building of the municipality of Alcalda, the fortress gates of La Puerta de San Juan, Casino Palace, the ancient cemetery of St. Mary Magdalene de Pazzi, the extraordinary pigeon park «De las Palomas» and other historical sights.

The museums in San Juan will also be interesting. The Museum «de Las Americas» contains archaeological finds and works of artists from Puerto Rico and America, the Museum «del Arte e Historia» contains objects of Puerto Rican art, the «Casa Blanca» Museum presents objects from the time of the Conquest, in The Francisco Olera Museum of Art, the Puerto Rico Museum of Art and the Museum of Contemporary Art exhibit art objects. You can also visit the del Nino Children’s Museum, the African Heritage Museum, the Museum of the Spanish cellist Pablo Casals, the Museum of the first woman mayor of San Juan «de Doca Fela», the Museum of Colonial Architecture, the Museum «de Callejon», which contains rare books and manuscripts, the Indian Museum, which displays objects of life and culture of the Taino Indian tribe, the José Hernands Poster Museum and the Tobacco Museum.

And outside the city, you should definitely visit the Bacardi rum factory — the world’s largest rum factory, and here you can not only learn more about this drink and see the Rum Museum, but also taste different varieties of rum and buy your favorite samples factory products.

Well, lovers of the sea and the sun should go to Condado Beach — the best beach in San Juan.

In San Juan, you should pay attention to numerous cafes with live music, Puerto Rican cuisine «Cocina Criolla», fruits and coffee (coffee has been supplied to the Vatican from here since the 19th century), and an extraordinary representative of the local fauna — the coca frog, figurines of which are sold in all souvenir shops. stores.

The capital of Puerto Rico, San Juan, the walled city is a unique and interesting city that will be remembered for years to come.

Other of the 100 cities to visit:

78 — San Francisco — the city of eternal spring

75 — Riga – the city of medieval romance

77 — Rio de Janeiro — a beautiful city

76 — Rome — the heart of Italy, the Eternal City


Like the information? Share with friends and acquaintances:

Tenente a Guerra

Share

PIN

Tweet

SEND

Share

SEND

Tenente a Guerra (approximately inlets as a “Lieutenant”) was a title used in times of spar. positions performing duties similar to those performed by a city or city mayor today (2019). A teniente a guerra — a position that combined the duties of a mayor, a military lieutenant and a justice of the peace. [1]

Content

  • 1 Description
  • 2 powers, duties and deputies
  • 3 See also
  • 4 used literature
  • 5 Further reading

Description

Position was a combination civil superintendent that the Spanish Crown, through its colonial governors in each of the provinces it controls, such as Puerto Rico and Santo Domingo, planted in each district to oversee the region of the territory administered. [2] [3] Regulation teniente a guerra was established in Ponce in the 1680s. [4] The US judiciary has referred to this position as the «royal mayor». [5]

Powers, Duties, and Alternates

Persons holding this position have been empowered and empowered to perform the following duties: provide public safety, levy dues, collect taxes, carry out the orders and orders of the governor, and administer justice. When teniente a guerra was unavailable (illness, travel, disability or death), they were replaced by mayor sargento . In Mayor Sargento was the leader of the city militia in the city. The city militia, which was led by Mayor Sargento, was responsible for patrolling and securing urban areas, catching criminals, delivering official documents, transporting and moving prisoners, opening and maintaining trails, guarding the city, and guarding and protecting the perimeter. avoid smuggling. 9 Eduardo Neumann Gandia.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *