Cancion gallinita ciega: Gallinita ciega, qué se te ha perdido

Gallinita ciega, qué se te ha perdido

Los juegos de campamento son la oportunidad perfecta para hacer que los niños aprendan normas de convivencia. Además de pasarlo bien, favorece el primer contacto entre los miembros del grupo. Es la mejor combinación para hacer que los más pequeños se lo pasen en grande mientras aprenden a hablar en público y a trabajar en equipo. Existen diferentes dinámicas, dependiendo de la edad y de los objetivos que queramos alcanzar. A continuación, te mostramos una selección de los juegos más divertidos.

1. GALLINITA CIEGA. Es un juego para los últimos días de campamento, cuando ya todos se conocen, incluso con los ojos cerrados. Una persona será la gallinita, que como el propio nombre del juego indica, está ciega. Para ello, se le vendan los ojos y se le da vueltas al ritmo de la canción: «Gallinita ciega, qué se te ha perdido, una aguja en un pajar. Date la vuelta y la encontrarás». La gallinita ciega deberá ir en busca de algún compañero y reconocerlo con tan sólo tocarle el pelo, la cara o la ropa que lleva. Los propios compañeros se arriesgarán a ser reconocidos acercándose a la gallinita. El juego termina si consigue acertar la identidad de la aguja perdida, es decir, del compañero que ha conseguido atrapar.

2. EL PAÑUELO. Se divide al grupo en dos equipos y se asigna un número a cada jugador, de forma que haya parejas de números por cada equipo; por ejemplo: 1-1, 2-2, 3-3… El monitor se coloca a una distancia equidistante de ambos grupos mientras sujeta un pañuelo. Al grito de un número, los jugadores que tengan asignado el mismo deberán correr hacia el monitor y coger el pañuelo. El jugador que no lo ha atrapado deberá intentar recuperarlo, mientras el otro jugador correrá hacia su grupo para ponerse a salvo. Gana el que consiga llegar a su lado con el pañuelo.

3. PELÍCULAS. Un juego mítico de los campamentos de verano en España. Consiste en recrear mediante gestos y sonidos una película que los compañeros deben adivinar. Previamente, el monitor habrá escrito en unas papeletas diferentes nombres de películas fácilmente reconocibles. Se divide al grupo en equipos y el que pierda tiene una sanción, por ejemplo, bañarse en la piscina o una ducha con la manguera, según las instalaciones.

4. LA MALETA DE LOS SOMBREROS. Este juego es una buena forma para que los niños se desprendan de la vergüenza y fomenten su creatividad. En el centro de la sala habrá una gran bolsa con muchos sombreros, gorras y boinas de todos los tipos. Cada uno, incluido el monitor, deberá coger uno al azar y hacer una presentación de sí mismo dependiendo del sombrero que haya elegido. Las risas están aseguradas, ya que los niños tienen una gran imaginación y son capaces de inventarse grandes historias a partir de un simple sombrero.

5. CORAZONES. Los monitores deberán dibujar en papel diferentes corazones, la mitad del número de jugadores que participen. Estos corazones deberán ser rasgados de forma irregular, para que sólo haya una combinación posible por cada corazón. A continuación, se mezclan las mitades y se reparten a cada jugador. La dinámica del juego consiste en buscar a tu pareja para completar el corazón. Una vez encontrada la otra mitad, los jugadores deberán hacerse preguntas entre ellos para conocerse más y después, hacer una presentación de lo que han aprendido de su compañero. Es una buena forma de romper el hielo el primer día de campamento.

6. MACEDONIA. Es un juego de rapidez mental y memoria, pues ayuda a recordar nombres y a conocer mejor a los compañeros. Tras las primeras presentaciones, los jugadores deberán sentarse en círculo y el monitor se colocará en el centro, de pie. Éste señalará a alguno y al grito de ¡Piña!, el jugador señalado deberá decir el nombre de la persona que tiene a su derecha; si dice ¡Naranja!, deberá decir el nombre del que esté a su izquierda. Si tarda en contestar más de 3 segundos o se equivoca, intercambiará su puesto con el coordinador. Cuando la persona del centro grite ¡MACEDONIA! todos deberán cambiarse de asiento, incluido el del centro, si quiere volver a jugar.

7. EL GRITO DE LA SELVA. Existen campamentos que, además de ofrecer actividades al aire libre y juegos, imparten cursos intensivos de inglés. Este juego es ideal para que los niños aprendan vocabulario de los animales. El monitor deberá escribir en diferentes papeletas el nombre del macho, la hembra y la cría de cada animal (por ejemplo : gallo, gallina y pollito). Tras repartir cada una de las papeletas, los jugadores deberán hacer el sonido o los gestos típicos del animal que le haya tocado y reencontrarse con su familia. El grupo que primero se reúna es el que gana.

8. EL OTRO DÍA FUI AL MERCADO. Es un juego que puede jugarse tanto en español, como en otros idiomas. Una persona comienza diciendo “El otro día fui al mercado y compré…” y algo que haya comprado, por ejemplo, un kilo de naranjas. El siguiente jugador deberá repetir lo que ha dicho su anterior compañero y añadir algo más, por ejemplo “El otro día fui al mercado y compré un kilo de naranjas y una docena de huevos”; y así, sucesivamente. La persona que tarde más de 3 segundos en repetir alguna de las compras anteriores o se equivoque deberá soltar una prenda, por ejemplo, cantar una canción. El juego puede hacerse con diferentes temáticas, de esta forma, los niños pueden aprender vocabulario de los diferentes idiomas que imparta el campamento o el centro. Algunos ejemplos podrían ser: “El otro día fui a casa y llegó mi abuela; el otro día fui a casa y llegó mi abuela con mi prima”, si se trata del vocabulario de la familia; o “El otro día fui al zoológico y visité la jaula de los monos; el otro día fui al zoológico y visité la jaula de los monos, pero los patos se asustaron”, si es vocabulario de animales. Se trata de fomentar la memoria de los jugadores a la vez que afianzan conocimientos.

Esto es sólo una selección de los juegos más conocidos en campamentos de verano, ¡pero hay muchos más! También puedes probar a inventarte otros nuevos con tus amigos o monitores.

Gallinita ciega, poesía de Gloria Fuertes y juego infantil

‘Gallinita ciega’ es una linda poesía de Gloria Fuertes para los niños. Pero también se utiliza para el juego infantil popular que lleva el mismo nombre, en donde un niño debe encontrar y atrapar, con los ojos vendados, al resto. Disfruta junto a tu hijo con este poema de Gloria Fuertes, que puedes utilizar de muchas formas distintas.

Índice de contenidos

La Gallinita ciega, una fantástica poesía de Gloria Fuertes para los niños

‘Gallinita ciega’, una poesía de Gloria Fuertes para jugar con los niños

Aquí tienes la popular poesía de Gloria Fuertes ‘Gallinita ciega‘. Seguramente algunos de sus versos te sonarán por haberlos repetido infinidad de veces en el juego infantil que lleva su mismo nombre. ¿Podrás reconocerlos?

Gallinita estaba

presa en su corral,

con la pata atada

en un matorral.

Gallinita cose,

cose un delantal

para su pollito,

que no sabe andar.

Gallinita llora:

‘¡Kikirikiká!’.

Se ha quedado ciega

de tanto llorar.

Gallinita ciega

busca en el pajar.

– ¿Qué se te ha perdido?

– Aguja y dedal.

– Da tres vueltecitas

y lo encontrarás.

Gallinita ciega

gira sin cesar.

¡Pobre gallinita,

se va a marear!

(‘Gallinita ciega’ – Gloria Fuertes)

Cómo utilizar esta poesía de Gloria Fuertes con los niños

Esta popular poesía de Gloria Fuertes, puede ser utilizada de muchas formas: como poema, como canción y como parte del juego popular.

  • Úsala como poema: Si la utilizas como herramienta poética, puedes recitarla entonando muy bien y animando a tu hijo a que memorice parte de la poesía. De esta forma, podrá mejorar su memoria, la atención, y si le explicas el poema, su comprensión lectora.
  • Interpreta y usa las onomatopeyas como si fuera un divertido juego: Para los niños más pequeños, viene muy bien que al tiempo que recitas la poesía, incluyas gestos y sonidos. Por ejemplo, que imites el sonido de la gallina, o su peculiar forma de andar. De esta forma, conseguirás captar la atención de tu hijo y permanecerá más atento a lo que dice la poesía.

Canción de la Gallinita ciega para los niños

A raíz de estos versos de Gloria Fuertes, se han creado canciones de todo tipo. Algunas resaltan solo los últimos versos, que son los que se utilizan en el juego popular (Los de ‘Gallinita ciega. ¿qué se te ha perdido?…). Pero otras canciones incluyen la poesía completa. Como esta que puedes escuchar aquí, con música de Andrés Mesenguer. PINCHA AQUÍ para escucharla.

Cómo jugar a la Gallinita ciega

¿Prefieres usar esta poesía para jugar con tu hijo? Es un juego muy divertido, y ayuda a los niños a mejorar la coordinación de todos los sentidos (menos el de la vista, claro). Es decir, que les ayuda a agudizar el oído, el tacto y el olfato. Se juega de esta forma:

1. Cuantos más niños participen, será más divertido, pero como mínimo, deben ser tres. Uno de los niños deberá taparse los ojos con un pañuelo. Será la Gallinita ciega.

2. Los niños que no hacen de Gallinita ciega, dicen: ‘Gallinita ciega, ¿qué se te ha perdido?

3. La Gallinita responde: ‘Aguja y dedal’.

4. Los otros niños le dicen: ‘Pues da tres vueltecitas y lo encontrarás’. Entonces le hacen dar tres vueltas mientras cuentan: ‘uno, dos y tres’. Las vueltas hacen que la Gallinita pierda la orientación espacial y no sepa dónde están los otros niños.

5. El niño que hace de Gallinita ciega debe encontrar y atrapar a los demás niños, a pesar del mareo. Cuando atrape a uno de ellos, debe usar el tacto para adivinar de quién se trata. El primero que atrape y adivine su identidad, será la siguiente Gallinita.

Otras geniales poesías de Gloria Fuertes para los niños

Descubre más poesías cortas de Gloria Fuertes realmente maravillosas para los niños:

  • La pata mete la pata: Esta poesía nos habla de una pata algo despistada que cuenta con un amigo que le ayudará a salir de un problema.

Добавить комментарий

Ваш адрес email не будет опубликован. Обязательные поля помечены *